17 may. 2017

Espejo Marroquí de madera tallada

Hola! Bienvenid@ a Trastos con Arte!

Esta vez te traigo un espejo hecho a mano... Tuve la suerte de viajar a Marruecos, invitada por unos amigos estupendos. Muchas gracias Rachid y Florence!

Bueno, ya tenia mi recibidor transformado, ahora le faltaba un espejo para completar.
Aproveché para coger medidas del espacio y me fui a Marruecos en busca de mi espejo (entre otras cosas...;) 

Mis amigos tienen la casa en un barrio a las afueras de Marraquech, y en su barrio hay todo tipo de negocios y tiendas, también hay varios artesanos de la madera. Así que me decidí a encargara un marco para mi espejo.

Les dibujé un poco la forma de como quería que fuera el marco, pero el tallado del interior lo dejé a libre elección del artesano.

En solamente 2 dias me terminaron el marco, y el precio de la madera y el tallado fue de 35€ al cambio... increíble verdad?

Bueno, pedí que me dieran las piezas sueltas, sin encolar, para que cupiese en la maleta.



Estaba super contenta con mi marco.

Una vez terminado nuestro viaje en Marruecos, me puse a trabajar con mi marco.

Lo primero que hice fue encolar las partes, usando una escuadra para sacar los ángulos rectos.



Lijé toda la pieza con cuidado.

Apliqué el mata-carcoma liquido por toda la pieza, esperando 24 horas para que la madera absorba el producto. (Más vale prevenir que curar)


Esto que ves a continuación es masilla de chapista, es ideal para rellenar cualquier hueco, se mezcla con un poquito de secativo y una vez aplicada, se lija sin problemas.
La masilla puede venir en varios colores, esta que ves es en gris (lo rojo es el secativo) pero lo mejor de esta masilla es que podemos teñirla aplicándole un poco de oleo del tono que escojamos, una vez mezclada, podemos agregar el secativo.




En esta ocasión yo no teñí la masilla, pues iba a pintar la pieza completa.
Así que me puse a tapar las uniones del marco con masilla de chapista, aplicando con un pincel un poquito de cola al hueco.


                             


Al lijar, la masilla solo debe de quedar en el hueco y no en el resto de la madera.

Una vez seco empezó la parte mas divertida... Me puse a pintar.



Use 2 colores con efecto a la tiza, Azul Profundo de Xylazel y Marrón Yute de Xylazel.

Primero use el tono azul por toda la pieza, luego para acentuar el copete arábico pinté con cuidado el relieve del interior.

Una vez seco decapé lo tallado para dar juego con los tonos.

Y así quedó mi espejo, a falta de mandar el marco a la cristalería... Pero no queria dejar de postear esta entrada ya que he tardado mucho en publicarlo. 



Bueno, espero que hayas disfrutado de la transformación y nos vemos en el proximo Trasto con Arte!!






13 nov. 2016

Convierte la tapa de un cajón en un perchero paso a paso.

Bienvenid@ a Trastos con Arte!!

A ver, que podemos hacer con esta tapa de cajón que me encontré...
Vamos a darle una segunda oportunidad. Le daremos otro uso...




Esta vez te enseño como podemos convertir la tapa de un cajón viejo en un práctico perchero.
Es un proyecto sencillo, rápido y fácil.

Lo primero es quitarle en antiguo tirador (lo guardo por si me hace falta para otro proyecto)
Y por supuesto lo limpio, le di con una mezcla de alcohol y aguarrás con una lana de acero y le pasé un trapo.

Le realicé cuatro agujeros con un taladro y brocas para madera, para ponerle tiradores cuando esté terminado. Pero vi que se quedaría muy justo, así que lo rectifiqué, tape los agujeros con masilla lijé por encima y le realice tres agujeros... Ups!

Nota: No te preocupes en cometer errores casi todo en esta vida tiene solución!! ;)




Lo segundo es lijarlo, no demasiado, no quiero levantar la pintura que lleva. Solamente hacerlo mas poroso para que nos agarre la imprimación que le pondremos encima.



Así quedó con la imprimación. Use una imprimación blanca al agua en spray.



Una vez seco, con una brocha normal, esta vez no me importa que se vea los brochazos, le di dos capas de pintura al agua color turquesa oscuro... Siguiendo la linea de mi recibidor... si quieres ver como realicé el recibidor pincha aquí.





Una vez seco, comencé a lijar con una lija fina las esquinas y los bordes. No en todos lados, solamente en algunos sitios, para aparentar el roce y el paso del tiempo.




Donde lijé, apareció la imprimación y la madera que está debajo.

Luego pasé un trapo para quitar el polvo del lijado.

Por último le apliqué con un trapito cera de patinar con tono nogal para envejecer y acentuar el tono.
La dejé actuar por 15-20 minutos y luego, a frotar! con un trapo limpio.




Por último solo queda añadir los tiradores, pueden ser todos iguales o diferentes. Que por cierto los compré en Zara Home en rebajas.
El tirador de cristal fue de un proyecto pasado que me sobró (una cómoda preciosa que si quieres verla pincha aquí)



Le coloqué unas alcayatas por detrás para poder colgarlo.

Y listo!!





Espero que te haya gustado, si es así, no olvides subscribirte para recibir mis próximas entradas.

Un saludo y hasta el próximo Trasto con Arte!

1 nov. 2016

Un recibidor restaurado con encanto.

Bienvenid@ a Trastos con Arte!!

Esta vez te traigo una mesa recibidor de madera muy elegante.



Aparentemente parece que esta realizada con una gran madera, pero en cuanto la sostienes te das cuenta que es muy ligera.

Comencé decapando todo el barniz viejo y así quedó.




Tapé algún agujero con pasta y encolé algunas partes para reforzar.




Luego lijé toda la pieza, apliqué matacarcoma como si pintura se tratara para prevenir futuros ataques de carcoma. Se deja secar 24 horas.


Preparé el tinte hecho con óleo color sombra tostada con secativo de cobalto.
Se quedó color nogal. Mientas más óleo y menos secativo, el color es más intenso.
Realicé unas pruebas debajo de la mesa donde no se veía para ver el tono.



Una vez seco, así quedó teñido.



Realicé la técnica que me encanta realizar, que consiste en aplicar una pintura al agua (en esta ocasión elegí un color azul turquesa) en las ranuras del tallado, y removí gran cantidad con un trapo húmedo. Quedando la pintura solo dentro de las ranuras y el tallado.




 Una vez satisfecha paré y dejé secar la pieza.



Pero, no me convenció. Quería más contraste entre el tono nogal y el color turquesa. Así que en vez de barnizar con un barniz incoloro, decidí añadir un protector de la madera al agua color nogal para intensificar el tono.




Me gustó el tono que finalmente cogió la madera PERO... se oscureció demasiado el color azul, no quedé contenta :(

Casi no se aprecia el tono azul turquesa...

Así que volví a añadir color con la misma técnica del empolvado. aplicando color en las ranuras y pasando un paño húmedo para quitar el exceso.




Ok!! Ahora si estaba contenta!!

Por último, añadí cera incolora en toda la pieza. La deje actuar durante 15-20 minutos y después bruñí con un trapo de algodón.





Y apliqué cera para patinar color nogal en la parte superior del tablero, 20 minutos y bruñí con un trapo de algodón.



Como es muy ligero, tuve que añadir unas alcayatas para sujetarlo a la pared.




Terminado!!




Espero que te haya gustado, si has disfrutado de la transformación déjame un comentario, estaré encantada de recibirlo y no te olvides de suscribirte para recibir más publicaciones.

Muchas gracias por visitar el blog y hasta el próximo Trasto con Arte!! ;)






11 sept. 2016

Lámpara de pie restaurada

Hola! Bienvenid@ a Trastos con Arte.
Vengo con una lámpara preciosa!!

Ta Chaaaan!!!!



Bella no crees? Solo necesita un poquito de cariño. Nada mas.

Esta belleza la compré por 10 Euros. Me pareció ideal para el rincón de casa que quiero crear con un sillón que realicé hace unos meses. Si quieres ver como transformé el sillón pincha aquí.

Bueno, lo primero de todo, analizarla, después limpiarla con agua jabonosa. 
Primero quitar las telarañas y después con una parte de aguarrás y otra de alcohol de quemar froté suavemente con una lana de acero para quitar el oxido pero no quitar del todo el pan de oro que llevaba.
Después apliqué un liquido parador de oxido.


Y así quedó, me encanta el rojo inglés que sobresale. 

La enceré con cera de abeja incolora para protegerla y sellar.

Solamente añadí un poco más de dorado en algunos sitios con el Goldfinger después del encerado. 

Ahora pasemos a la mampara. Quité con mucho cuidado la tela vieja, poco a poco.



No estaba segura de quedarme con la mampara antigua, pero en cuanto terminé de quitar la tela vieja, supe que solamente necesitaba añadir una tela nueva encima de donde quité la antigua. 

La pegué con pegamento para tela.



Le añadí cinta bies y pasamanería.

La pasamanería que compré era preciosa pero estaba demasiado limpia y nueva, así que decidí sumergirla en té para teñir su color y dejarla un poco más "vintage".

Al té le añadí sal, para fijar el color a la tela. Y la dejé secar.


Comencé por colocarla. Poquito a poco iba pegando justo al lado, casi encima de la tela.


Una vez coloqué la pasamanería cubriendo la tela perpendicularmente.

Después, pegué la cinta biés con pegamento para tela al rededor por ambos lados.


Hubiese ido más rápido si hubiera tenido pinzas de la ropa para sujetar lo pegado... Pero no las tenía a mano. 

Finalicé colocando la pasamanería por todos los bordes. 


El resto de la mampara la enceré con cera incolora de abeja y le saqué brillo.

Una vez terminado le cambié todo el cableado, usando el antiguo cableado como guía para unirlo al nuevo y tirar del por todo el interior.


Y así quedó mi lámpara, a juego con el sillón de madera..


Muchas gracias por visitar mi pequeño blog.
Si te ha gustado no te olvides subscribiste para recibir nuevas entradas.


Un saludo y nos vemos en el próximo Trasto con Arte!!